• Entrenando en la nueva normalidad

     

    Autor: Carlos Cervantes.

     

    Marzo 2020, marcó el inicio de la “cuarentena” por la pandemia en México y con ello cambio el modus vivendi de las personas; hablando particularmente de las actividades deportivas y más específicamente de capoeira (bien puede aplicar para otras artes marciales).

    Para empezar todas las academias cerraron, 40 días dijeron, podemos esperar a que permitan reabrir –eso fue lo que muchos pensaron-, otros más se adaptaron rápidamente y buscaron continuar con la modalidad “en línea” que en otras partes del mundo ya se estaba aplicando.


    Aquí viene el primer parte aguas, ya que muchos entrenadores (generalizo con este término a todos los grados de las diferentes disciplinas) no estuvieron dispuestos a esta “nueva” modalidad, que de nueva no tenía nada ya que incluso en México esta forma de entrenar ya tenía tiempo de llevarse a cabo – YouTube, tutoriales en VHS, DVD, suscripción en páginas web etc.-; la novedad era que ahora es en tiempo real y por plataformas que usualmente se utilizaban para video llamadas o videoconferencias.

    A esa cuarentena se le fueron sumando más y más días, hasta que pasaron a ser meses, a la fecha de este artículo ha pasado más de un año y dos meses, la realidad, muchos centros de entrenamiento cerrados permanentemente ya que ni siquiera en línea continuaron, otros más cambiaron de sede, algunos otros aun cerrados o comenzando a reabrir, incluso hay quienes continúan entrenando solo en línea.


    Este artículo no es para cuestionar por qué no se adaptaron, porque no se informaron o por qué no tuvieron la visión de lo que se aproximaba, - aunque no está mal recordar que todo especialista en artes marciales debe estar preparado para todo –.

    Tampoco tiene la intención de buscar lo que muchos llaman culpables o responsables de que tuvieran que cerrar. Que si el gobierno no apoya (cuando soy informal), que el dueño del local no me quiso “perdonar” la renta (cuando estoy atrasado en mis pagos) o que si los alumnos simplemente se fueron (se escucha un grillar).


    El objetivo del artículo es que nos demos cuenta que la “nueva normalidad” llego para quedarse, que crisis también significa oportunidad, que podemos implementar, innovar e incluso inventar nuevas ideas de expandir nuestro negocio (aunque algunos no lo quieran ver así) y con ello poder seguir difundiendo esa disciplina que tanto queremos. Los entrenamientos en línea o a distancia o como quieras llamarle no van a sustituir a los entrenamientos presenciales, no es la intención quitar unos para poner otros. Es darnos cuenta que podemos llegar a muchos lugares no solo de nuestro país sino de todo el mundo, tenemos la oportunidad de dar a conocer el nombre de nuestra academia, compartir nuestros conocimientos y experiencias con personas que están dispuestas a aprender y que están distantes. Estamos en la era de la tecnología y bien podemos hacer uso de ella para continuar haciendo el bien.


    No será fácil, pero las herramientas y los medios están a nuestro alcance.


    Instagram:@axemortadela

    Facebook:@axemortadela


  • 0 comentarios:

    Post a Comment